SFSM

Comunidad Sorda

La Comunidad Sorda agrupa a personas tanto sordas como a oyentes, los cuales sienten afinidad y respetan a este grupo, compartiendo una lengua propia, la Lengua de Signos.

La Comunidad Sorda lucha por tener acceso a la información y a la comunicación, eliminando cualquier barrera que impida relacionarse con su entorno, teniendo presente la heterogeneidad y las necesidades específicas de cada grupo.

Gracias a la Comunidad Sorda, parte de la sociedad ha cambiado la forma de ver a las Personas Sordas, ya que ésta se basa en valores lingüísticos, sociales y culturales, con lo que existe una identidad común: una identidad propia dentro del mismo grupo lingüístico, que se ha hecho visible en el día a día de nuestra sociedad.

Las asociaciones de personas sordas son un lugar en el que la mayoría de las personas sordas se encuentran e interactúan, conviven y expresan su propia cultura, además, pueden compartir experiencias vividas y reflexionar sobre distintos temas que vayan surgiendo en debates, conversaciones, con el fin de mejorar la propia calidad de vida de esta comunidad tan visible en el día a día; por ello, éstas tienen una enorme importancia para la vida social de las personas sordas, así como para la defensa de sus derechos, además de espacios que promueven la participación y relación social entre sus iguales.

Tradiciones y costumbres

Algunos ejemplos de tradiciones y costumbres son:

Llamar la atención: Antes de establecer la comunicación, uno debe llamar la atención de la otra persona, del interlocutor, para ello las personas sordas tocan a la persona con la que desean hablar. De la misma forma, si una persona oyente desea dirigirse a una persona sorda actuará de la misma forma.

Está permitido tocarse en: la parte alta del brazo (es lo más habitual), el brazo y el hombro. No está permitido, por los sobresaltos que pueden provocar en la persona, tocarse en la espalda y en la cabeza.

Cuando el contacto no es posible porque la otra persona está demasiado lejos, existen otras maneras de llamar la atención como mover el brazo dentro del campo visual de la persona con la  que queremos contactar, golpear el suelo para que la persona sorda sienta las vibraciones y encendiendo y apagando las luces.

Introducirse en una conversación: Si dos personas están signando y una tercera quiere introducirse en esa conversación, o bien quiere comunicar algo de manera urgente, ésta última tocará en el brazo u hombro de la persona con la que no va a contactar, le pide disculpas y pregunta si puede decir algo a la otra persona con la que está conversando.

Asegurar la conversación: Conseguir un buen nivel de comunicación para todos es un valor muy importante en la Cultura Sorda. Para asegurarse de que todos los interlocutores siguen la conversación utilizan frecuentemente el signo «¿Comprendes?» De este modo, se cercioran de que todo lo que expresan queda claro.

Contacto visual: Es necesario que exista contacto visual durante toda la conversación, puesto que la LSE es visual y espacial. De hecho está mal visto que uno de los interlocutores desvíe la mirada durante la conversación, pues se interpreta como una muestra de desinterés. También, cuando alguien está signando y su interlocutor se da la vuelta se considera como una falta de respeto.

Compartir la información: Es básico compartir la información dentro de la Comunidad Sorda, entre unos y otros, porque cuando están en contacto sólo con personas oyentes, obtener información relativa a algo es difícil. Por otra parte, compartir información es una afirmación de la unidad de la comunidad.

Agarrar las manos: Si agarramos las manos de una persona sorda mientras se está signando se considera como un acto agresivo que puede equipararse a tapar la boca a alguien cuando está hablando.

Buscar siempre una situación estratégica: Por ejemplo, si van a un restaurante siempre buscan que su espalda esté contra la pared porque así tienen toda la perspectiva visual del local y así ver lo que allí ocurre. Prefieren que las mesas del local sean redondas con el fin de ver a todos los comensales y poder mantener una conversación con cualquiera de ellos.

¡Que aproveche!: Al comenzar una comida las personas sordas golpean la mesa suavemente con el puño para denotar la expresión ¡qué aproveche!

Aplausos: Los aplausos, tal y como se realizan golpeando con las palmas de las manos, no tienen ningún sentido para las personas sordas, pues no los oyen. Por ello, esta acción se realiza alzando ambos brazos por encima de la cabeza y moviendo las manos con una rotación de las muñecas.

Nombre: Las persona oyentes sienten una identificación con su nombre y el sonido que se asocia al mismo cuando alguien lo pronuncia. En el caso de las personas sordas no hay una relación entre su nombre y el sonido del mismo, por ello, las personas sordas se asignan un determinado signo que puede estar relacionado con alguna característica física, de su personalidad, alguna afición, etc. Las personas oyentes que forman parte de la Comunidad Sorda también son «bautizadas» con un signo.

Al igual que las personas oyentes, las personas sordas tienen en su comunidad o sociedad una serie de costumbres dentro de su cultura adaptadas siempre a las características del grupo.

Aquí enumeramos algunas de ellas:

  • Las personas sordas cuando acuden a un restaurante, bar, cafetería, etc. Siempre solicitan sentarse en mesas redondas. Esto es así por el simple hecho de tener mucha más facilidad para poder comunicarse de una forma más eficaz, ya que al hacerlo en lengua de signos, necesitan que sea todo muy visual y que esté todo condicionado para ello. Si el lugar donde se reúnen carece de mesas redondas, también acceden a la opción de sentarse en lugares que hagan esquina o junto a la pared, para así poder tener un campo visual más amplio del lugar al que acuden y no dar la espalda a nada ni nadie.
  • Las personas oyentes cuando nos reunimos o festejamos algo importante para nosotros, con normalidad brindamos las copas o vasos con las demás personas y el sonido de estos es clave para poder hacer ese «Chin-chín´´. Las personas sordas también brindan pero de una forma diferente. Ellos no chocan las copas si no que chocan los nudillos de las manos o las falanges para así establecer contacto entre ellos y festejar.
  • A la hora de las comidas, las personas oyentes, antes de empezar a comer, tienen la costumbre de decir « ¡Que aproveche! ´´. Las personas sordas lo hacen de otra forma. Con la mano cerrada en puño dan dos toques en la mesa.
  • Cuando las personas sordas quieren llamar a otra, para llamar su atención o que les mire, normalmente, estiran uno de los brazos y empiezan a mover la mano de arriba abajo, haciéndolo todo muy visual. Si se encuentran en una misma habitación, también pueden apagar y encender la luz, por ejemplo. Las personas oyentes en cambio pues emitimos algún tipo de sonido o pegamos una voz en alto.

Valores culturales

La comunidad sorda. Poseedora de una cultura, también tiene unos valores culturales; el valor más importante es la propia LSE por ser la que más identifica al grupo y les permite hacer visibles sus características, mostrar su propia identidad, comunicarse con sus iguales.

Otro valor importante son las relaciones sociales: consideran las actividades sociales como una forma de mantener contacto con otros sordos. Es frecuente ver cómo continúan hablando en grupos una vez que una fiesta o reunión ha terminado. El motivo es fácil de adivinar, es el único modo de tener contacto directo con otras personas sordas. Sienten que se benefician del apoyo y confianza del grupo, otros sordos, con quienes comparten las mismas ideas y actitudes culturales.

En cuanto a la literatura (sin entenderla como escritura) hay pocos documentos (escritos o gráficos) en LS, lógicamente por la dificultad de plasmar por escrito una lengua gestual-espacial, requiriéndose su archivo por medio de imágenes, algo que no era posible hasta hace relativamente poco tiempo. No obstante, al igual que ha ocurrido con las lenguas orales sin tradición escrita, la literatura propia de la Cultura Sorda se ha transmitido de generación en generación.

La historia es uno de los valores más importantes de la cultura de las personas sordas.

En algunos países europeos ya han investigado su propia historia y hoy en día cuentan con ella. Las nuevas generaciones nacen y crecen conscientes de su pasado y evolución. En España, todavía no se da esa situación, aunque cada vez más se investiga y se trabaja para ello.

octubre

noviembre 2020

diciembre
LU
MA
MI
JU
VI
SA
DO
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
Eventos noviembre

1st

Sin eventos
Eventos noviembre

2nd

Sin eventos
Eventos noviembre

3rd

Sin eventos
Eventos noviembre

4th

Sin eventos
Eventos noviembre

5th

Sin eventos
Eventos noviembre

6th

Sin eventos
Eventos noviembre

7th

Eventos noviembre

8th

Sin eventos
Eventos noviembre

9th

Sin eventos
Eventos noviembre

10th

Sin eventos
Eventos noviembre

11th

Sin eventos
Eventos noviembre

12th

Sin eventos
Eventos noviembre

13th

Sin eventos
Eventos noviembre

14th

Eventos noviembre

15th

Sin eventos
Eventos noviembre

16th

Sin eventos
Eventos noviembre

17th

Sin eventos
Eventos noviembre

18th

Sin eventos
Eventos noviembre

19th

Sin eventos
Eventos noviembre

20th

Sin eventos
Eventos noviembre

21st

Sin eventos
Eventos noviembre

22nd

Sin eventos
Eventos noviembre

23rd

Sin eventos
Eventos noviembre

24th

Eventos noviembre

25th

Sin eventos
Eventos noviembre

26th

Sin eventos
Eventos noviembre

27th

Sin eventos
Eventos noviembre

28th

Sin eventos
Eventos noviembre

29th

Sin eventos
Eventos noviembre

30th

Sin eventos

Próximas citas

noviembre 2020
martes 24 noviembre
diciembre 2020
martes 1 diciembre
¡No hay eventos!